19 de mayo de 2019

Violeta Serrano, 3 poemas 3


Obra de Linda Vachon



FELICIDADES, HA SIDO TRAUMA

Me miro la mano y veo la sangre.

La veo manar desde mi vientre piñata,

no importa cuántas veces lo golpee

nunca saldrá una niña.

Froto mis dedos con curiosidad

nunca vi una realidad que me hablara de mí

y mi dolor,

ahora que éste se ha callado.


¿Cómo hago para que me hablen de mi ausencia?

Y hurgar dentro buscando el botón de reinicio
escuchando la melodía del silencio

a media voz entre un dolor que ciega

y unos gemidos que ya no suenan a nada.

Me doy cuenta de que no importa cuánto sangre,
que no importa mi sangre

ni la apertura desde la que bombea,

que este cuerpo va a morir y a desaparecer,

sin dejar un legado.

Edificio vacío,

todos los vanos condenados.

Quiero meter mi mano ensangrentada dentro de mí
por un butrón que me haga en el ombligo

y buscar tranquila o desesperada,

buscar ahí dentro, a tientas,

un alma.

Tan sólo un alma.

Leído en PLAYGROUND




Obra de Linda Vachon


DESPERTAR CON VIDA

Si me levanto
no es por nada.
Sólo lo hago porque
cada vez que trato de
buscar una justificación positiva
que motive mis actos rutinarios
una legión de razones negativas me
asalta. He elegido desnudarme
de razones. De ahora en adelante
desayunar será un acto en sí mismo
completo. No lo haré para no morir,
ni tampoco porque me guste
el sabor del chocolate. Ni porque
mi vida sea un desafío a lo establecido.
Nadie pide permiso para existir. Aunque
algunos deberían pedir perdón por hacerlo.
No sé si quiero una vida más fácil,
todo esto empezó porque me desperté
y quise levantarme de la cama y punto.
Sin meterme con nadie.

Hoy buscaré una flor y la pondré
en mi pelo,
y será suficiente belleza para todo un día.

Leído en ESCRITURAS INDIE





Obra de Linda Vachon


PRINCIPIO DE IRREALIDAD

     Una voz sin voces
a tope de volumen que grita conformismo.
Un existir sin ser reconocida,
sin existir más allá de ser el ejemplo de lo que no es real,
de vivir confundida
estando segura de lo que soy
que no cabe en los márgenes de lo que debo ser.

     Un espectro lo llaman,
para defender que todes cabemos,
a sabiendas de que los fantasmas no existen.
Los monstruos de feria que no dan miedo,
la exposición de trastornos sin tratar,
la patología del asesino de una misma,
un fundirse o muerte, o paliza o violación,
o carta de despido, o desahucio, o el insulto por placer.
Intercambio de cartas con recetas médicas,
intercambio de miedo a salir a la calle.

     Y se ponen a teorizar sobre lo que pensamos sin preguntarnos,
sobre lo que sentimos sin escucharnos,
sobre si debemos vivir
sin mirarnos,
sin comprobar que de verdad estamos vives,
que no somos una desviación estadística,
un flujo anormal de hormonas durante el embarazo,
un problema social a corregir
eliminando al perro y a la rabia...
sin limpiar después el cuchillo.

   ¿Qué nos queda por dejar intacto
para que lo puedan romper?
¿Qué es aquello que podemos llamar nuestro
sin que vengan a quitárnoslo como los niños mimados del parque?
Que lo nuestro es sólo amarnos,
amaros,
baños de luz,
armarios vacíos,
calles llenas de risa,
¿se entiende?



Violeta Serrano 
(Madrid, España, 1992)
POETA/BATERISTA/TRADUCTORA
en TWITTER
su BLOG

17 de mayo de 2019

Gloria Fuertes, Mi verso para el universo


Ilustración de Chiara Bautista




MI VERSO PARA EL UNIVERSO

Pongo el corazón en el bolígrafo,
en la pluma, en el ave, en la escoba,
en la voz, en la luz, en la palabra,
en la cocina y en la alcoba.
Yo pongo el corazón.
Escribo para ahora y para luego.
Escribo para siglos venideros,
para horas venideras
de manos y labios juntos.






Gloria Fuertes 
(Madrid, España, 1917 – 1998)
de Historia de Gloria: (amor, humor y desamor), Cátedra bolsillo, 1981
Colección Letras hispánicas, 376 págs. 
Edición de Pablo González Rodas
para leer MÁS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...